¿Cuál es el impacto ambiental de las criptomonedas?

A medida que el mundo se enfrenta a la mejor manera de combatir el cambio climático, hemos identificado los combustibles fósiles, la agricultura y la contaminación industrial como los principales culpables, pero en los últimos años, la discusión se ha centrado en las criptomonedas. La minería, particularmente la minería de Bitcoin, utiliza una inmensa cantidad de energía, mientras que la carrera entre los aspirantes a criptomillonarios para construir la plataforma minera más poderosa produce muchos más desechos electrónicos que cuentas bancarias abultadas.

¿Cuánto cuesta la criptomoneda al medio ambiente? ¿La minería y las transacciones con cripto realmente contribuyen al cambio climático? Esto es lo que sabemos hasta ahora.


¿Cuánta energía es demasiada energía?

El impacto ambiental más obvio de las criptomonedas es la electricidad requerida para el proceso de minería, que es como se crean las nuevas monedas digitales. Si bien la mayoría conoce esto como minería de Bitcoin, muchas formas de criptomonedas dependen de la minería. Pero desde el lanzamiento de Bitcoin, cada vez es más difícil acuñar nuevas unidades de moneda a través de la minería. Esto fue así por diseño, ya que la moneda tenía un tope de 21 millones de unidades, por lo que cuantas más unidades se acuñaran, menos unidades habría disponibles para extraer y más poder de cómputo se necesitaría para acuñar otras nuevas.

Esa escasez preprogramada combinada con el potencial de ganancia financiera (un Bitcoin vale alrededor de $ 42,000 al momento de escribir este artículo, y la recompensa actual por extraer un nuevo bloque es de 6.25 Bitcoin) significa que más personas están usando más electricidad para extraer lo que queda. El índice de consumo de electricidad de Cambridge Bitcoin estima que la minería de Bitcoin utiliza más energía a nivel mundial por año que algunos países, incluidos los Países Bajos y Pakistán.

Huellas de transacción única de Bitcoin

(Imagen: Digiconomista)

La preocupación ambiental proviene de la huella de carbono estimada generada por las centrales eléctricas que proporcionan esa energía. Y no es solo la minería la que usa mucha energía: se estima que una sola transacción de Bitcoin quema 2292,5 kilovatios hora de electricidad, suficiente para alimentar un hogar estadounidense típico durante más de 78 días.

La electricidad puede parecer una fuente de energía limpia, pero muchos países queman combustibles fósiles para generarla, lo que aumenta el carbono en la atmósfera y empeora el cambio climático. Se estima que EE. UU. alberga alrededor del 35 % de las operaciones mineras de Bitcoin, según la Universidad de Cambridge, y genera el 60 % de su electricidad a través de combustibles fósiles.

También está el tema de los desechos electrónicos físicos. Las computadoras, las tarjetas gráficas, las plataformas ASIC especialmente diseñadas y más se utilizan para la minería. Dado que una mayor potencia informática se traduce en una ventaja en la carrera por extraer más monedas, las personas constantemente actualizan y desechan equipos viejos, lo que produce hasta 30 000 toneladas de desechos electrónicos cada año.


¿Por qué Crypto usa tanta energía?

huella de bitcoin

(Crédito: Digiconomist)

Las monedas digitales se hicieron para que fueran difíciles de minar y requerían mucha potencia informática para generarlas, de modo que ninguna persona o grupo pudiera tomar el control de toda la red. Esta característica es parte de lo que hace que las criptomonedas sean descentralizadas, lo que significa que no tienen un único punto de control.

Las criptomonedas populares como Bitcoin y Ethereum operan en lo que se llama un sistema de prueba de trabajo (PoW), que depende de que las personas tengan que resolver ecuaciones de diversa dificultad para extraer nuevas monedas y agregar nuevos bloques de información a la cadena de bloques de una moneda digital. Este sistema se desarrolló, en parte, para contrarrestar los ataques cibernéticos en los que una persona crea una gran cantidad de identidades falsas y las usa para controlar la mayor parte de la red.

Debido a que todos en la red luchan por ser los primeros en resolver estas ecuaciones y obtener la recompensa monetaria, la persona con mayor poder de procesamiento tiene la mejor oportunidad de ganar. Eso lleva a las personas a armar plataformas mineras más grandes (o incluso redes de plataformas mineras) que procesan las ecuaciones más rápido. Dado que la cantidad de energía utilizada depende del tamaño de la red de minería, se necesitan cantidades cada vez mayores de energía para extraer nuevas monedas.

El precio y la disponibilidad de la electricidad también pueden afectar el volumen de las operaciones de minería de criptomonedas. Si la electricidad es más barata en un país (o incluso en parte de un país) que en otro, tiene sentido desde el punto de vista comercial centralizar las operaciones mineras allí.

Un punto importante a tener en cuenta en la discusión sobre el impacto ambiental de las criptomonedas es que la cantidad de energía que utiliza podría no equivaler directamente a las emisiones de carbono. Según Harvard Business Review, la combinación de energía, o de qué fuentes extraen los mineros, afectará las emisiones reales de carbono de la minería de criptomonedas.

En los EE. UU., alrededor del 60 % de la energía de la red proviene de combustibles fósiles como el gas natural, el carbón y el petróleo. Entonces, si bien es seguro decir que las operaciones mineras con sede en los EE. UU. utilizan combustibles fósiles para la mayoría de su energía, ese puede no ser el caso de las operaciones con sede en otros países. Sin embargo, dada la gran cantidad de uso de energía por parte de Bitcoin, parece una locura decir que no está contribuyendo a los gases de efecto invernadero de alguna manera.

Las plantas de energía necesarias para la criptominería también pueden tener un impacto en el ecosistema circundante. De acuerdo con Columbia Climate School, la planta Greenidge Generation en Dresden, Nueva York, extrae millones de galones de agua para enfriarse mientras está en funcionamiento y descarga parte de esa agua nuevamente en el lago Seneca a 30-50 grados Fahrenheit por encima de la temperatura normal, lo que pone en peligro la vida salvaje.

Recomendado por Nuestros Editores


¿Podemos reducir el impacto ambiental de Crypto?

prueba de participación

(Crédito: Capital.com)

Los esfuerzos para hacer que las criptomonedas sean más ecológicas incluyen el uso de gas metano de la perforación de combustibles fósiles que generalmente se quema y la instalación de plantas en áreas donde abunda la energía eólica, como el oeste de Texas. Estas son buenas ideas en teoría, pero si el precio de Bitcoin se desplomara, puede que no sea financieramente factible implementar estos proyectos u otros similares.

En cambio, los desarrolladores buscan el diseño de futuras criptomonedas para reducir el costo de la energía, principalmente al pasar a nuevos sistemas de validación que no son una prueba de trabajo. Un ejemplo que está ganando popularidad es el sistema de prueba de participación (PoS, por sus siglas en inglés), que se basa en la cantidad de una determinada criptomoneda que un usuario ha acordado apostar o retener y no vender.

Cada persona que acepta apostar criptomonedas se convierte en un validador que puede validar la autenticidad de las transacciones en la cadena de bloques de la misma manera que lo haría un minero. Estas personas se eligen al azar, y un cierto número de validadores deben ponerse de acuerdo sobre las transacciones antes de que se agreguen a la cadena. Una vez que se crea un nuevo bloque, los validadores son recompensados ​​con monedas y conservan las monedas que han apostado.

Esto utiliza un poder de cómputo reducido en comparación con la carrera para descifrar ecuaciones que viene con la minería en un sistema PoW. Ethereum pronto utilizará una variación del sistema PoS para verificar nuevos bloques en su cadena de bloques. También se están desarrollando otros métodos, que incluyen prueba de historial, prueba de tiempo transcurrido, prueba de quemado y prueba de capacidad.

Iniciativas como el Bitcoin Mining Council y el Crypto Climate Accord también están desarrollando nuevas formas de hacer que la criptominería y las transacciones sean más eficientes energéticamente. El Crypto Climate Accord tiene el objetivo declarado de ejecutar todas las cadenas de bloques con energía completamente renovable para 2025. Algunas operaciones mineras actualmente funcionan con energía renovable, pero es difícil precisar un porcentaje exacto.

Todas estas medidas pueden reducir el costo de la energía de las criptomonedas y la criptominería, pero los problemas de los desechos electrónicos y otras consecuencias ambientales aún deben abordarse para que las criptomonedas sean sostenibles a largo plazo.

¿Te gusta lo que estás leyendo?

Matricularse en consejos y trucos boletín de noticias para obtener consejos de expertos para aprovechar al máximo su tecnología.

Continua leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Newsletter Signup

Suscríbete a nuestra lista si te interesa recibir turcos exclusivos sobre hacking y seguridad informática